Inicio > ARTÍCULOS, PIROTECNIA, RIESGOS FÍSICOS, Ruido > PIROTECNIA: OÍDOS EN PELIGRO

PIROTECNIA: OÍDOS EN PELIGRO

22 diciembre, 2015 Deja un comentario Go to comments

PIROTECNIA: OÍDOS EN PELIGRO

Federico Miyara

Fuente: UNIVERSIDAD NACIONAL de ROSARIO

Mucho se ha hablado en los últimos años, y particularmente cuando se aproximan los tradicionales festejos de fin de año, acerca de los peligros que conllevan los petardos y otros juegos de pirotecnia que suelen acompañar esas celebraciones. El énfasis de los comentarios y de la normativa destinada a controlar el uso y la comercialización de estos productos está puesto en la posibilidad (nada desdeñable, a la luz de las estadísticas) de sufrir accidentes de diversa gravedad ocasionados por un mal uso o por defectos de fabricación de los mismos.

Existe, empero, otro riesgo que no ha recibido atención suficiente por parte de los medios ni de las autoridades, y mucho menos de los fabricantes, y es el que atañe al aparato auditivo. Si bien no se han realizado a nivel mundial demasiados estudios sobre el efecto del ruido de los petardos, sí hay abundantes informes científicos relativos al ruido de armas de fuego, cuyas conclusiones pueden extrapolarse fácilmente al caso que nos ocupa, debido a las similitudes acústicas de ambos tipos de detonaciones.

El ruido asociado a cualquier explosión se caracteriza por ser de tipo impulsivo, lo cual significa que su duración es extremadamente corta. En el caso de los petardos, esta duración puede ser tan pequeña como un centésimo de segundo. El oído está provisto en forma natural de un mecanismo protector que reduce la transmisión de los sonidos más intensos hacia las delicadas células del oído interno, pero actúa recién después de unos diez centésimos de segundo, por lo cual es ineficaz frente al ruido de los petardos. En otras palabras, sonidos de hasta 160 decibeles llegan casi inalterados al oído interno, sacudiendo violentamente las delicadas células ciliadas (las responsables directas e insustituibles de la percepción del sonido). A modo de comparación, una conversación normal se desarrolla en alrededor de 60 decibeles. La diferencia de 100 decibeles corresponde a una energía diez mil millones de veces mayor que una conversación normal, ¡que equivaldría a casi el doble de la población mundial hablando al mismo tiempo en un mismo lugar!

Niveles tan altos inevitablemente dejan sus huellas en el oído humano, en la forma de lesiones inmediatas e irreversibles de las células responsables de percibir los sonidos más agudos. Si bien unos pocos petardos no comprometen en lo inmediato la capacidad de entender la palabra, ya que la comprensión oral no requiere de la total capacidad del oído, sí queda alterada irreversiblemente la percepción de los detalles más finos de la música, y sobre todo se abre una herida que se irá profundizando rápidamente con los años, hasta que en algún momento alcance la región de la palabra, poniendo en evidencia para la víctima y sus allegados la incipiente sordera.

Otro efecto conocido es el de los acúfenos o tinnitus, es decir zumbidos o silbidos que se perciben dentro del oído aun en ausencia de sonidos externos, y que por contraste son más notorios en ambientes silenciosos o por la noche, cuando el ruido de la ciudad se aplaca. Este efecto suele aparecer casi inmediatamente después de la detonación, y si bien luego disminuye su intensidad, a menudo no desaparece totalmente. En muchos casos los acúfenos pueden confundirse con el canto de los grillos, especialmente en verano, por lo que pasan desapercibidos durante bastante tiempo.

Los niños pequeños están más expuestos que los adultos, por dos razones. Primero, porque a pesar de que en general aceptan mejor los ruidos intensos, su aparato auditivo es más vulnerable, y segundo porque hacen explotar los petardos más cerca que los adultos, lo cual hace que el nivel sonoro efectivo al que se exponen sea mayor.

Los riesgos descriptos anteriormente se multiplican cuando las detonaciones tienen lugar en lugares cerrados o semicerrados tales como habitaciones, balcones o patios, debido a que al ruido directo proveniente del artefacto explosivo se agregan las reflexiones o ecos en las paredes y otras superficies.

Es de destacar que el peligro de estos juegos de pirotecnia no se restringe a los de gran potencia. Aun los petardos más pequeños de venta autorizada son capaces de producir los trastornos mencionados, especialmente si no se toman ciertas precauciones. En primer lugar, debe evitarse explotar petardos en ambientes cerrados, o muy cerca de paredes o superficies reflectantes, así como muy cerca de personas. En segundo lugar, es recomendable utilizar protectores auditivos, similares a los que se utilizan para natación, que pueden adquirirse en farmacias, ferreterías, etc. La protección auditiva se considera de rigor en el caso del tiro al blanco. En tercer lugar, debería reducirse al mínimo el uso de artículos de pirotecnia, dando prioridad a aquellos que, como las estrellitas, no producen explosiones. Finalmente, debería evitarse rigurosamente exponer a los niños al ruido directo de las detonaciones. Esto implica, desde luego, que no deberían ser los mismos niños quienes utilicen estos artefactos, sino un adulto responsable.

Una interesante iniciativa surgida en la India consiste en el desarrollo de nuevos diseños de los juegos pirotécnicos que ofrezcan una mayor seguridad al usuario desde el punto de vista del ruido. Sería muy importante que los fabricantes locales encararan un proyecto similar, en el cual podrían colaborar investigadores de la Universidad.

Rosario, Noviembre de 1997

Sobre el autor

Es Ingeniero Electrónico egresado de la Universidad Nacional de Rosario, y Profesor Adjunto Dedicación Exclusiva por concurso público de antecedentes, entrevista y oposición de la Facultad de Ingeniería. Fue Consejero Directivo Docente de dicha Facultad por dos periodos consecutivos de 4 años. En 1993 creó el Laboratorio de Acústica y Electroacústica del cual es actualmente Director-Coordinador. Dicta cursos de Posgrado sobre Acústica y sobre Control de Ruido. Ha realizado diversos trabajos de investigación, tanto en pedagogía universitaria como en contaminación acústica urbana. Ha participado en numerosos Congresos en el país y en el extranjero, presentando en ellos trabajos de investigación, varios de los cuales han contado con cobertura periodística. Ha recibido diversos premios, distinciones y reconocimientos, entre ellos la Distinción “Rosario Ecológico” otorgada por el Concejo Deliberante de la Ciudad de Rosario por su propuesta para reducir la contaminación por ruido y la Beca de Investigación otorgada por el Ministerio de Cultura y Educación de la Provincia de Santa Fe para su proyecto “Dos Aspectos de la Prevención de la Contaminación Acústica Urbana: Educación y Predicción”.

E-mail: fmiyara@fceia.unr.edu.ar

  1. Yol HH
    26 diciembre, 2015 a las 20:40

    Buenas tardes estimado Vicente, Gracias por el articulo y por el saludo navideño, espero que haya pasado una bonita navidad y que el 2016 le brinde satisfacciones personales y éxitos profesionales. Cordialmente, Yolanda Huachaca Hurtado.

    Date: Tue, 22 Dec 2015 20:55:30 +0000 To: yolanda_huachaca@hotmail.com

    Me gusta

    • Carlos Vicente Sánchez
      26 diciembre, 2015 a las 21:44

      Muchas gracias por tus palabras, Yolanda.
      Felices Fiestas.

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: